JURAMENTO A LA BANDERA, 24 DE MAYO DEL 2014

CONFERENCIA ALUSIVA AL 24 DE MAYO DE 1822.

Dios creó para el hombre un mundo de paz y armonía, pero la codicia, la ambición de poder, fama lo ha convertido en un mundo de guerras y apatía.
Dignísimas autoridades que nos honran con su presencia, Hna. Mónica Songor Sigcho Rectora de la Unidad Educativa Fiscomisional “MadreBernarda”Hermanas de la comunidad, Compañeros del personal docente, administrativo y de servicio, estimados señoritas y jóvenes estudiantes, queridos padres de familia.
Hoy es un día muy importante para los ecuatorianos porque estoy segura que en todos los centros educativos de nivel medio en la región sierra se estará llevando a cabo el Juramento a este sagrado símbolo patrio… la Bandera.
M e es muy satisfactoria la oportunidad de dirigirme a ustedes con la Conferencia alusiva ala fecha 24 de mayo de 1822.

LA BATALLA DEL PICHINCHA
La batalla de Pichincha sucedida el 24 de mayo de 1822, en las faldas del volcán Pichincha, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la ciudad de Quito en el Ecuador actual.
El encuentro ocasionado en el contexto de las guerras de independencia hispanoamericana, enfrentó al ejército independista bajo el mando del general venezolano Antonio José de Sucre, y al ejército realista comandado por Aimerich. La derrota de las fuerzas realistas leales a España, condujo a la liberación de Quito y aseguró la independencia de las provincias que pertenecían a la Real Audiencia, también conocida como: Presidencia de Quito.
En mi opinión: la trascendencia de estos sucesos, debe servir más que sus incidencias, al igual que los hijos observan de sus padres el ejemplo correcto y digno de ser emulado, tratemos de alcanzar su altura y por qué no, superarlos en importancia de los hechos que podemos llevar a cabo en el valor para realizarlos, en la calidad humana que se ponga de manifiesto, en unirnos y fortalecernos en la decisión de morir si fuera necesario para lograrlos, como en la tan renombrada Batalla del Pichincha, en la que el ejército realista fue derrotado por los patriotas independistas comandado por el Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre.Esta fue la batalla liberadora del yugo español.
Un momento paradójico que perdurará en las páginas de la historia de nuestra patria. Paradójico por que la sangre de unos fue la libertad de otros. Destacándose Antonio José de Sucre como el gran gestor de la batalla del Pichincha. Acontecimiento que dio origen a un proceso de independencia, que se concretaría luego el 10 de agosto de 1809, la independencia definitiva del Ecuador. Producto de la actitud valerosa de los inmortales héroes que sacaron fuerza de flaquezas, y en desigual contienda, contra todas las dificultades imaginables, se atrevieron a desafiar a un poderoso enemigo, saliendo victoriosos, logrando una Patria Libre, pero también una gran responsabilidad.
Luego de la liberación de Guayaquil, el 9 de octubre de 1820, considerada una profunda refundación de su identidad, tras dos intentos fallidos por liberarse de la opresión, aquí fue el momento que sucre tomó la decisión de enfrentar a las tropas españolas con 1700 hombres, que con el paso de los días se convirtieron en 3000, gracias a la invocación que hicieron a San Martín y él les respondió con esta gracia.
El gran día estaba por llegar fue la madrugada del 23 de mayo cuando las tropas se dirigen silenciosamente por las laderasdel Pichincha, en la vanguardia estaban 200 colombianos en el alto Magdalena, seguidos por el ejército principal de Sucre, en la retaguardia estaban los británicos del Albión, protegiendo las municiones, Aimerich consciente de la intención de Sucre de flaquearlo por medio del ascenso al volcán, ordenó a su ejército compuesto de 1894 hombres ascender la montaña lo más pronto posible, para enfrentar ahí a Sucre. Al haberse encontrado en un campo de batalla tan improbable, los dos comandantes no tuvieron otra opción que enviar gradualmente sus tropas a la batalla. Existía poco espacio para maniobrar en las empinadas laderas del Pichincha entre profundos barrancos y densos matorrales. A pesar del enorme esfuerzoseguía su objetivo deaplicar las estrategias en la retada batalla de libertad y triunfo, después de muchos percances y horas de incertidumbre llega el tan esperado día del 24 de mayo, un eco que trasciende anunciando la batalla bajo un sol resplandeciente, no se desanimaron pese a las bajas, los victoriosos soldados poco a poco fueron avanzando hacia la cima del volcán, sintiendo y soportando el dolor de sus sangrantes heridas, pero no se alejaba alegría que les motivaa ver próxima su victoria.
Este día ha sido consagrado uno de los más recordados en la historia del Ecuador.
Al día siguiente el 25 de mayo en un despejado y luminoso panorama Sucre entró a Quito con su ejército para anunciar la rendición de las tropas españolas establecidas en lo que el gobierno de Colombia lo llamó Departamento de Quito el 17 de diciembre de 1819, fecha en la que fue creado.
El tiempo no se detiene pasa veloz, pero en las páginas de la historia queda conjugado el amor con la valentía de hombres como: Bolívar, Sucre, Calderón y todos quienes formaron parte de este heroico ejército, quienes cumplieron con su sagrado deber histórico.
Y porqué no decir que todos los hombres y mujeres de esa generación fueron espiritual, intelectual y combativamente fuertes.
Hoy ustedes Jóvenes que van prometer defender su bandera y supatria no con fuego ni con espada sino con el arma más poderosa del conocimiento, mismo que fortalecerá su espíritu cívico en la construcción de una patria libre, justa y humana.
Es por ello que comparto con ustedes este importante pensamiento de Ricardo Nieto (colombiano)
Cuando beses la bandera bésala sin dudas ni agravios, bésala como se besa ese ser amado con el alma más que con los labios.
Para finalizar les invito a recordar siempre a nuestros héroes con la siguiente frase
Nunca mires a tu enemigo más fuerte que tú si estás consciente que contigo está Jesús.

Disculpad.